Este es tu barrio

El crucificado en una caseta de la Feria del Prado

estudiantes caseta

No es una hermandad de nuestro distrito ni nunca lo ha sido, pero hubo un momento en el que se dio una escena peculiar en los Jardines del Prado que hoy nos hacen traerlo a nuestras páginas. Su protagonista es el Cristo de la Buena Muerte de la Hermandad de los Estudiantes. 

En 1965, desde el Palacio Arzobispal se organizan las Misiones Populares. En ellas, se busca animar la vida de las parroquias y zonas más apartadas del centro. Los nuevos barrios y la periferia, fábricas y colegios, recibieron en sus instalaciones a los titulares de 55 hermandades de la ciudad, que se quedaron hasta 15 días en sus destinos.

La estampa que os traemos hoy corresponde al Cristo de la Buena Muerte de la Hermandad de los Estudiantes, que en aquel año aún estaba en su sede de La Anunciación. Desde allí vino hasta la zona de la Feria de Abril, que todavía se hacía en el Prado. En aquella época, había algunas casetas permanentes que se mantenían montadas todo el año. Es el caso de la que vemos, la del Círculo de Labradores, que acogió al crucificado de Juan de Mesa en lo que después serían los Jardines del Prado.

gran poder puente san bernardoNo fue el único. Nuestro distrito recibió al Cristo yacente del Santo Entierro en El Juncal, la Virgen de la Encarnación de San Benito estuvo en la fábrica de corchos de Luis Montoto y el Cristo de la Presentación en la Puerta Osario, los titulares del Gran Poder subieron el Puente de San Bernardo para visitar el Hospital de San Juan de Dios y luego ir a Santa Teresa, la Virgen de la Merced de Pasión estuvo en El Plantinar y la del Subterráneo de La Cena en el colegio Portaceli.

Pero otra serie de vírgenes, por la cercanía de su destino o por tener que pasar por nuestro distrito para llegar, también tuvieron vínculo con nuestros barrios. La Virgen de los Desamparados de San Esteban y la Macarena estuvieron en el Polígono de San Pablo. Las del Dulce Nombre y La Hiniesta llegaron a El Cerro del Águila, La Candelaria fue a Las Candelarias y la de Gracia y Amparo de Los Javieres fue a Los Pajaritos.

Una misión que dio estampas inéditas y que, probablemente, ayudaron en la creación de hermandades fuera de la ciudad amurallada.

Miguel Pérez Martín

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR