Actualidad

Detienen a un supuesto asesino de Nápoles que servía cafés en Ramón y Cajal

asesino napoles ramon y cajal

Luca Materazzo era un hombre algo extraño, particular y que iba un poco a su rollo, según cuentan sus compañeros de trabajo. Era camarero del bar La Terraza, en Ramón y Cajal. En los primeros días de 2018, la sorpresa fue mayúscula cuando sus compañeros se enteraron de que el italiano con el que trabajaban había sido detenido por asesinar a su hermano en Nápoles. 

El día 2 de enero a las dos y media de la tarde fue cuando la policía española, ayudada por la policía italiana que había seguido su rastro desde Nápoles, se presentó en el bar de Ramón y Cajal para detenerlo. Se le acusa de haber asesinado a su hermano mayor, el ingeniero Vittorio Materazzo, a finales de noviembre de 2016 en Nápoles. Una muerte cruel a través de cuarenta puñaladas que segaron la vida del ingeniero.

Según los diarios italianos, la relación entre los hermanos era fría. Vittorio tenía éxito en la vida, mientras Luca, se distanciaba de su hermano y vivía de lo que le ayudaban las hermanas y del crédito de algunos amigos de la familia. Cuando murió el padre, de muerte natural a finales de 2013, Lucio Materazzo, fue cuando comenzaron los problemas. Vittorio se negaba al desmembramiento de la herencia, y Luca quería su parte. Incluso se llegó a acusar a Luca de haber provocado la muerte del padre, algo que el Tribunal de Nápoles ha archivado ya, desvinculando y dándole la razón al hermano menor (llegó a exhumarse el cadáver del padre para ver si había sufrido una muerte violenta).

En cuanto a la muerte de Vittorio, su hermano mayor de 51 años, Luca está acusado de haberlo asesinado en el vestíbulo de su casa de Nápoles con 40 cuchilladas, una muerte que desde los tribunales de Italia dicen es “premeditada y a sangre fría”. La prensa italiana se centra también en su huida, cuando desapareció hace un año en un taxi con una gran maleta de Nápoles para desaparecer, hasta ser hallado en nuestra vecina calle de Ramón y Cajal.

Un arresto ante la clientela

Según cuenta la prensa italiana, cuando en los primeros días del 2018 aparecieron unos hombres buscando a Luca, el dueño se creyó que venían de una inspección de trabajo. Preguntaron por el camarero italiano y fue entonces cuando comenzó el extraño comportamiento de Luca.

materazzo asesino napoles

Dice el dueño que cuando vio aparecer a los agentes de la policía, Luca empalideció y fue directamente al baño para coger su mochila Adidas, la que siempre llevaba. El dueño le dijo que estuviera tranquilo y que solo les mostrara su identificación, pero el camarero dijo que tenía que ir a buscarla a casa. Fue entonces cuando uno de los agentes le pidió que se sentara en una mesa, y los otros dos bloquearon las salidas.

Camino de Italia

Desde Madrid, ya han dado vía libre para que Materazzo vaya directo a Italia, la extradición ha sido autorizada y será en pocos días cuando aterrice en uno de los aeropuertos romanos para ser conducido de manera provisional a la cárcel de Civitavecchia, a donde van los detenidos que llegan al aeropuerto de Roma que no tienen cargos relacionados con la mafia.

El 7 de febrero será cuando comience el proceso en el cual se dilucidará quién asesinó a Vittorio Materazzo con 40 puñaladas, y su hermano Luca tendrá que defenderse ante la justicia italiana y enfrentarse a pruebas importantes: el ADN encontrado en el cuchillo con el que se asesinó al ingeniero Vittorio Materazzo y la ropa manchada de sangre encontrada en una calle de Nápoles. Desde que se supo que se había encontrado ADN, comenzó la huida del acusado. A esto hay que sumar otros hechos más subjetivos como su huida a España y su actitud cuando la policía italiana se presentó en el bar de Ramón y Cajal para detenerlo.

R.N.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
X