Actualidad

Ecologistas en acción alega contra la ampliación del tranvía

ecologistas en accion

La asociación de defensa del Medio Ambiente y que vigila muy de cerca las acciones urbanísticas en las ciudades, ha presentado alegaciones al proyecto de ampliación del tranvía que ha presentado el alcalde Juan Espadas para llevarlo hasta Santa Justa. Ecologistas en acción considera que no se puede tratar el arbolado como si fuera mobiliario urbano. 

Un comunicado de la asociación de defensa del Medio Ambiente ha mostrado su inquietud por el hecho de que la ampliación del tranvía por Luis de Morales y San Francisco Javier acabe con la riqueza presente en arbolado que tienen estas avenidas. Considera que la manera de conectar San Bernardo con Santa Justa a través del Metrocentro no es la opción más adecuada.

Para ello, propone como alternativa un BTR o Bus de Tránsito Rápido que, al igual que el tranvía, tendría paradas contadas para que el tiempo de viaje fuera más reducido y una plataforma exclusiva y propia para que por estas avenidas no tenga que estar sometido a la situación del resto del tráfico rodado, contando también con prioridad semafórica. Además, opta por instalar en este BTR el modelo que ya se ve en otras ciudades o incluso en el propio Metrocentro: el conductor no es vendedor de los billetes ni validador, sino que los viajeros entran libremente por cualquier puerta del autobús y son los revisores los encargados de controlar que los pasajeros llevan su billete válido mientras viajan.

Los coches y los árboles

En este comunicado, como era lógico teniendo en cuenta los ideales de esta organización, se centran fundamentalmente en lo que consideran el problema principal: la pérdida de árboles para no reducir el número de carriles destinados al uso del tráfico rodado.

“Existe un número importante de árboles de gran porte y vegetación arbustiva que proporciona sombra, oxígeno, permeabilizan el suelo y mejoran la estética de las avenidas”, explican desde Ecologistas en acción. Para ellos, la mayoría de los árboles no soportarían esa trasplantación de la que habla el consistorio para sacarlos de la mediana de las avenidas, por lo que no terminarían aclimatándose a su nueva ubicación. Tampoco es una solución a corto plazo sustituirlos por ejemplares más jóvenes colocados en lugares que no estorben al tránsito del tranvía: estos ejemplares más débiles y aún en crecimiento tardarían años en alcanzar el porte de los actuales y en aclimatarse a la nueva zona. Se tardarían años en recuperar la sombra y el frescor que proporcionan los actuales, mientras que el volumen de contaminación al no reducir los carriles del tráfico, sería prácticamente igual.

Para Ecologistas en acción hay una máxima fundamental: menos espacio al coche. Para ellos, el proyecto tiene una serie de carencias en lo que respecta a dar más espacio al peatón y al vecino que habita en el día a día el barrio. Para ellos, no se deben encorsetar los carriles destinados al coche ya existentes, sino reducirlos para ganar un espacio peatonal más amplio, que cuente con más vegetación, espacio para el transporte público, fuentes, juegos infantiles y bancos. Que el paseante sea el protagonista y no el cautivo de la avenida.

Para terminar, la asociación cuestiona el paso subterráneo que se hará en Ramón y Cajal. No solo por el coste que puede suponer una obra de gran volumen como esta, sino también por los perjuicios que provocarán sus obras de construcción a los vecinos de nuestro barrio.

R.N.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X