Este es tu barrio

¿Está coronada la Virgen del Refugio?

virgen del refugio cardenal segura

La pregunta no es baladí. La dolorosa del barrio de San Bernardo puede estar coronada canónicamente, aunque fuera sin querer. Remitiéndonos al caso de la coronación de la Virgen de Gracia y Esperanza, podemos deducir que la Virgen del Refugio está coronada, a solo un trámite de que el Palacio Arzobispal lo reconozca. 

Para montar esta tesis debemos viajar hasta 1939. Con una Hermandad de San Bernardo verdaderamente devastada tras la Guerra Civil, los hermanos intentan con valor y mucho esfuerzo recomponer su cofradía. Sus titulares, hechos pedazos en la primera madrugada del alzamiento, han de ser repuestos. Si bien el actual Cristo de la Salud es cedido por la Archidiócesis procedente de la Escuela de Cristo del barrio de Santa Cruz, la hermandad manda hacer una nueva Virgen del Refugio.

Realizada la Virgen del Refugio por el maravilloso imaginero Sebastián Santos, llega al arrabal de San Bernardo en 1938. Allí la hermandad prepara una bendición por todo lo alto con el Cardenal Segura como máxima figura del acontecimiento. Y aquí viene lo importante. El día de Año Nuevo de 1939 el Cardenal Segura llega a la Parroquia de San Bernardo para bendecir la nueva imagen y… le impone la nueva corona a la dolorosa.

Puede parecer que la imposición de una corona por un cardenal a una dolorosa no significa nada, pero hay que irse a los antecedentes. Concretamente al barrio de San Roque, también parte del Distrito Nervión. Allí, el hecho de que el Cardenal Segura impusiera la corona a la nueva talla, desaparecida durante el incendio de la parroquia, fue considerada en los noventa por el Cardenal Amigo como una coronación canónica.

El caso de San Roque

San Roque vivió en 1936 el horror de los horrores. El incendio de su maravilloso templo llevó a la hermandad a comenzar todo de nuevo. En aquel fuego se perdieron el Señor de las Penas, la Virgen de Gracia y Esperanza y el Cristo de San Agustín, talla antiquísima de la ciudad. Tras aquella noche de odio irracional, todo tuvo que empezar de cero.

El caso es que avanzando una década viajamos hasta 1946, cuando el archivero de San Roque robó con nocturnidad y alevosía la corona de la Virgen de Gracia y Esperanza. Acosado por la policía que lo perseguía, acabó tirándola al Guadalquivir. Nunca se encontró la presea original. Por ello, el barrio de San Roque se volcó para devolver a su dolorosa la corona, creando una nueva.

En 1947, conseguida una nueva corona de nueva factura, el Cardenal Segura le impuso, por casualidad, la nueva presea a la dolorosa de la Plaza de Carmen Benítez. Un cardenal imponiendo una corona a una virgen. Esto sentó precedente, pero o fue hasta los años noventa cuando el Cardenal Amigo reconoció que la Virgen de Gracia y Esperanza, en aquel momento, había sido coronada canónicamente. Una coronación sencilla y casi sin querer.

Basándonos en este antecedente y en la similitud de ambos casos, la Virgen del Refugio estaría coronada canónicamente. A pesar de no ser conscientes sus hermanos de ello, o no haber solicitado el reconocimiento ante la autoridad eclesiástica. De cara a la historia de la hermandad, la Virgen del Refugio habría sido coronada en 1939. Eso significa que sería la más antigua de las dolorosas coronadas en Sevilla. Pero hay que ser cautos, ya que en el caso de San Roque, solo se reconoce la fecha de coronación desde el reconocimiento de Palacio, en los años noventa. Pero esto situaría a la Virgen del Refugio -cuya hermandad consiguió el título de Mariana para la ciudad- como la primera dolorosa coronada de la ciudad, antes que las Esperanzas y antes incluso que la Amargura, le pese a quien le pese.

M.P.M.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X