Actualidad

El fin del culebrón del solar de La Florida

La Florida culebrón

Sin duda es uno de los solares más jugosos de los que quedan en Sevilla. Su localización lo hace un terreno de oro para las promotoras inmobiliarias. Después de años de abandono, la Sareb -popularmente, banco malo- ha pagado los 200.000 euros de la licencia de obras para evitar la venta forzosa del solar. 

La historia del solar de La Florida se remonta muchos años atrás. Casi hemos olvidado ya el momento en el que se derribó el interior de este edificio triangular para dejar su fachada al aire como una especie de decorado apuntalado lleno de restos arqueológicos al aire y matorrales. Este 24 de noviembre, según cuentan en Diario de Sevilla, expiraba un plazo muy importante para este solar: si no se pagaban los casi 200.000 euros necesarios de la licencia de obras, el solar pasaría a venderse forzosamente a través de un expediente. In extremis, el solar se ha salvado sacando adelante la posibilidad de levantar en él la promoción inmobiliaria prevista.

Siendo uno de los solares más codiciados de la ciudad por su localización estratégica, la Sareb sabía que llevarlo a una venta forzosa tras la quiebra de Novaindes era alargar una agonía, sobre todo, para los propietarios que ya habían reservado no solo inmuebles sino también las estratégicas plaza de garaje que este nuevo edificio iba a cobijar en sus entrañas.

Su desastre comenzó en 2014, cuando Novaindes se mostró incapaz de llevar a cabo ninguna operación inmobiliaria de las que tenía previstas en la ciudad fruto de su colapso económico. Fue entonces cuando comenzó un proceso en el que la Sareb se hacía cargo del solar, los propietarios empezaban a reclamar lo que era suyo y el tiempo desesperaba a unos y otros mientras la maleza se apoderaba del solar y el candado de la puerta metálica que lo cerraba se iba oxidando.

En 2014 caducaba la licencia de obras tras ocho años de inactividad en el solar y Urbanismo hacía efectiva su cancelación, llevando al solar a un limbo del que hasta ahora no se había repuesto. Por el camino, el gobierno del entonces alcalde Zoido incluso se propuso convertir esta manzana en un aparcamiento en superficie para unos vecinos que tenían un grave problema de estacionamiento. Nunca llegó a llevarse a cabo. Ahora, parece que comienza el proceso para poder llevar a buen término la construcción de 101 viviendas que tendrán un alto precio por su localización y las casi 200 plazas de garaje que están previstas. Mientras, los restos del antiguo barrio de Benialofar y la fachada costumbrista del antiguo edificio esperan una nueva vida que está más cerca que nunca.

R.N.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X