Actualidad

La casa de San Bernardo será reconstruida como una réplica exacta

Esta tarde hemos tenido la oportunidad de hablar con el arquitecto de la polémica casa de la esquina de San Bernardo con Eduardo Dato. Nos confirma que se reconstruirá tal y como estaba y que era un riesgo para la ciudadanía por su mal estado. El arquitecto no duda: «le dije a la propiedad que había que meter mano a aquello inmediatamente, porque el voladizo podía caerse en cualquier momento a la calle».

El arquitecto contratado por la propiedad es Ángel Baleato Rebollar, con más de 40 años dedicado a la profesión y habiendo trabajado en el plan director de la Plaza de España -lo último en lo que trabajó fue en el balcón de la Puerta de Aragón del monumento de Aníbal González-. «La casa de San Bernardo estaba declarada en ruina por el ayuntamiento desde el año 2002», nos cuenta sobre esta casa que hoy ha perdido su fachada. «Es una edificación con un sistema constructivo que llamaría de riesgo. En este inmueble se hizo un voladizo que se sustentaba sobre unas vigas muy afectadas, algo que es un tema muy peligroso», explica Baleato.

El arquitecto valora el encanto de un edificio de estas características en un entorno como el barrio de San Bernardo, y por eso confiesa su pesar por haber tenido que hacer una reforma de tal magnitud en la propiedad. Y por eso mismo, y por el plan especial de protección del entorno de la Fábrica de Artillería, la casa será reconstruida a imagen y semejanza de la que había. «Hemos guardado dineteles y hierros de los balcones, elementos de la construcción que no estaban afectados para reponerlos una vez que empiece la reconstrucción», explica el arquitecto. A pesar de que ha habido que desechar muchos otros porque «había termitas, carcoma y toda la fauna que te puedas imaginar después de los años de abandono». También califica los informes de la gerencia de Urbanismo y de Cultura como «modélicos» y numerosos.

En cuanto a la fachada, el arquitecto es tajante respecto a los que la levantaron: «es una pared que no cumple ninguna normativa de aislamiento ni nada». Aún así, y por ello están apuntalados con una coraza de vigas, se conservarán las esquinas del inmueble que incluyen los balcones esquineros y la planta baja donde estaba el bar. Lo que está derribado a día de hoy es todo lo que se va a derribar.

El arquitecto además destaca que el estado del edificio se ha agravado por el uso de materiales deficientes en su construcción, algo que tuvo lugar entre los años cuarenta y cincuenta. «En este caso concreto no hay una buena inversión en materiales, todo está enfoscado y pintado, no hay una fábrica de calidad como pueden tener otros edificios de la misma época», explica. A eso se suman las transformaciones posteriores del edificio, como la eliminación de una escalera que conectaba el bar con la primera planta, afectando a la estructura del edificio. «Es un edificio que merecía la pena, y al principio propuse otra alternativa, pero los materiales empleados y el deterioro no lo permitían», cuenta Baleato.

En este caso, el arquitecto asegura y el ayuntamiento lo apoya que se han respetado escrupulosamente todas las normas de la licencia de obras y los informes emitidos por Urbanismo y Cultura. Y de hecho, por ello será reconstruido con una imagen idéntica a la que tenía, para que el entorno de un Bien de Interés Cultural como la Real Fábrica de Artillería se respete como marca la normativa.

Miguel Pérez Martín

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X
/* ]]> */