Actualidad

La guerra de los árboles enfrenta a la ciudad desde el Prado

guerra arboles

Los árboles de la Avenida de Cádiz parecen haber sido el símbolo que ha desatado la guerra entre los partidos y las asociaciones de la ciudad. Mientras ayuntamiento y algunos vecinos defienden la seguridad como aspecto irrenunciable para proceder a los apeos y talas, los partidos de la oposición y los ecologistas cargan contra Parques y Jardines en defensa del patrimonio verde. La guerra de los plátanos de sombra del Prado pone en jaque a la ciudad. 

Tras la indignación de un sector de la ciudad por los apeos y podas en la Plaza del Pumarejo, parece que la actuación en los árboles de la Avenida de Cádiz haya sido el detonante final de una batalla en la que los cruces de comunicados no cesan. Ecologistas, vecinos, responsables municipales y portavoces de los partidos se han enzarzado en un conflicto en el que, probablemente, nunca vaya a haber un consenso. Por delante, un verano en el que el ayuntamiento actuará por su mal estado en 2.500 árboles de toda la ciudad.

A pesar de las protestas previas, parece que el conflicto tomó otro cariz cuando el lunes Parques y Jardines procedía a la tala de algunos árboles de la Avenida de Cádiz, esa galería verde de especímenes de gran porte que conduce hasta la antigua estación de trenes de San Bernardo. Enterados de la actuación prevista de Parques y Jardines, allí se congregaron junto a algunos vecinos representantes de Participa Sevilla y de Izquierda Unida. En aquel momento, este conjunto de personas celebró que, gracias a ellos, se había impedido una tala que decían que afectaría a 18 árboles. “Sabemos que desde 2015 hay 2.500 árboles que están diagnosticados como de riesgo, pero vamos a intentar salvarlos y no talarlos. Los dos últimos que han talado vemos como están sanos. Los tocones a saber cuando se eliminan y cuándo se repueblan, cuando denuncian que pueden existir unos 10.000 alcorques vacíos en la ciudad.
Nuestra falta de confianza estaba totalmente legitimada. Debe pararse el arboricidio. Espadas está haciendo la misma gestión que Zoido: privatización, falta de planificación y cortar por lo sano”, dijo ayer Cristina Honorato, de Participa Sevilla.

Día 2: el regreso de las motosierras y Beltrán Pérez

Ayer el panorama fue distinto. El Director de Parques y Jardines, tras la situación del día anterior en la que Parques y Jardines y vecinos dejaron la tala en standby, se presentó en la Avenida de Cádiz para explicar a los presentes la necesidad de apear unos árboles de los que los informes realizados dicen que tienen afecciones como la pudrición de algunas partes de su interior. En ningún caso admitió el director que el día anterior se hubiera paralizado nada: sus operarios solo estaban preparando el camino para terminar el trabajo al día siguiente. Un caso en el que Beltrán Pérez, portavoz del PP y candidato a la alcaldía, da una de cal y una de arena a Juan Espadas.

“Si había que talar unos árboles porque eran peligrosos para los vecinos, ¿por qué no se han talado?. Y si no son peligrosos para los vecinos y no se han talado, ¿por qué se iban a talar?. O había una intención del Señor Espadas de talar árboles sanos o lo que hay es, por la presión mediática, una clara dejación de funciones del alcalde que deja en pie árboles que suponen un peligro, según los estudios técnicos, para la ciudad”, dice el popular. Además, recordó Beltrán Pérez al alcalde -cerrando filas por una parte con Espadas- que “si tiene que retirar árboles peligrosos para los vecinos, que los retire le pese a quien le pese”, mencionando el caso del hospitalizado por la caída de un árbol del Alcázar. “Lo que sí es cierto es que si hay que talar un árbol, hay que plantar tres nuevos árboles sanos por cada uno talado”, concluyó Pérez en su alegato.

El delegado pide responsabilidad a la oposición

Por la tarde, David Guevara -delegado de Parques y Jardines, además de Deportes- puso sobre la mesa su defensa con la mano en el fuego por los técnicos de su área. En el cruce de acusaciones, Guevara pidió responsabilidad a los responsables de los diferentes partidos que se habían pronunciado sobre los árboles de la Avenida de Cádiz. “La seguridad debe estar por encima de los intereses de algunos grupos políticos de sacar un rédito político. Este gobierno anunció hace tres años que de los 200.000 árboles había un mínimo porcentaje, en torno a un 1%, que se encontraba en riesgo y en una situación irrecuperable. Nuestra responsabilidad es apearlos –en estos momentos estamos apeando 500 de esa cifra de 200.000-, especialmente ahora ante un verano en el que se multiplican las caídas de ramas en la ciudad, y en reponer los alcorques en cuanto se inicie la siguiente campaña de plantación”, ha dicho Guevara.

En cuanto a Participa, el delegado los tildó de “irresponsables” por intentar sacar rédito político del caso del arbolado despreciando los argumentos de los técnicos de Parques y Jardines. En cuanto a los populares, Guevara apunta al partido de Beltrán Pérez y a la gestión en el pasado de Zoido como alcalde como detonante de la situación que el arbolado vive ahora. “Los ejemplares sobre los que estamos actuando ahora de emergencia, estaban ya en situación irrecuperable y con graves daños en el año 2015 cuando acabó su mandato. Si hubieran incrementado los recursos, como hemos hecho en este mandato, o puesto en marcha un plan para la mejora de la gestión del arbolado, como hemos hecho en estos años, no estaríamos ahora mismo en este punto, y la situación del arbolado sería la que estamos buscando con las medidas que estamos poniendo en marcha”, apuntó Guevara.

Los ecologistas amenazan con denuncias al ayuntamiento

El último batallón de este conflicto lo configuran responsables de las asociaciones verdes de la ciudad, como en este caso Ecologistas en Acción. A través de un comunicado, sus portavoces amenazan con denuncias al consistorio por lo que consideran que es un incumplimiento de la ordenanza referente al arbolado y por “la falta de transparencia y la forma en la que se han realizado los apeos más que cuestionable”.

El portavoz ecologista apunta: “parece que el Sr. Alcalde y presidente de la Red Española de Ciudades por el Clima confunde indiscriminado y masivo. Tala indiscriminada es la que no dis-tingue unos árboles de otros, mientras que el adjetivo masivo es cuando algo se hace en gran cantidad. Evidentemente, una tala de 500 árboles es masiva y la política urbana hasta el mo-mento ha hecho que sea posible y que los últimos veranos destaquen por las talas masivas”.
Desde Ecologistas en Acción, y otras entidades ciudadanas, se viene reclamando desde hace años una mayor transparencia en materia de gestión del patrimonio natural de la ciudad. Según sus portavoces, los informes que avalan estas actuaciones siempre se conocen a posteriori, y los ecologistas se preguntan por el contenido del estudio sobre el estado general del arbolado que el actual alcalde encargó al inicio de su mandato. “Creemos que si el inventario de árboles aún no se ha puesto a disposición de la ciudadanía y de manera accesible para su consulta es porque las decisiones se van tomando improvisadamente y para tranquilizar a la población. De lo contrario, estas talas se realizarían distribuidas en el tiempo en función a su nivel de peligro-sidad y en épocas en las que aumenta el peligro inminente de caídas, especialmente en prima-vera y otoño por causa de las rachas de viento” afirma Eduardo Gutiérrez.
Para los ecologistas, estas medidas paliativas del arbolado poco o nada ayudan a hacer de Sevilla la ciudad saludable que las personas merecen. En 2016 fueron talados alrededor de 150 ejemplares del Distrito Este que, según la federación de ecologistas, no han sido repuestos y que, en muy pocos casos, han sido sustituidos por ejemplares de pequeño porte, como naranjos. Frente a la sombra y microclima que proporcionaban las grandes tipuanas, bajo las cuales la temperatura disminuye una media de diez grados según los datos del equipo de Biología Vegetal y Ecología de la Universidad hispalense, el estado de los árboles es lamentable a causa de la falta de agua según Jesús Díaz miembro de Ecologistas en Acción y vecino de la barriada.
Ayuntamiento y asociaciones coinciden en que el mal estado del arbolado es consecuencia de la mala praxis de años anteriores; “la falta de tratamientos fitosanitarios y las malas labores de arboricultura y jardinería, son los responsables de que tengamos que hacer frente a calles que hasta el otoño no podrán ser repobladas, precisamente en verano que es cuando más falta hace” asegura Jesús. “Por experiencia sabemos que la sustitución de un árbol por otro nuevo y sano no es como reponer una fuente o un banco en una plaza. La eliminación de ejemplares de gran porte y la sustitución por otros sanos, no compensa las funciones de los árboles talados o si lo hace, se requieren hasta 20 o 30 años en algunos casos; una cuestión temporal que debería tenerse en cuenta a la hora de gestionar el patrimonio natural de la ciudad”.
Mientras, la batalla del arbolado parece que ha tenido su última contienda en la Avenida de Cádiz. Con el verano por delante y el trabajo por hacer aún de Parques y Jardines, es probable que sean nuevos escenarios de la ciudad los que sigan acogiendo nuevas entregas de estos cruces de acusaciones en los que unos apelan a la responsabilidad y otros a la defensa del patrimonio verde y a la transparencia. El enfrentamiento sigue.
M.P.M.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X