Este es tu barrio

Las calles de San Bernardo y la conquista de la ciudad

Si hay un barrio en Sevilla que recuerde la conquista cristiana de la ciudad ese es el de San Bernardo. El arrabal se configuró en torno a una ermita mandada construir por el rey santo y los nombres de sus calles nos cuentan la toma cristiana de Sevilla. Os explicamos los nombres de las existentes y de las que ya no están.

Campamento

Su nombre recuerda un campamento real, uno de los que en el siglo XIII instaló Fernando III para, desde él, planificar el asedio a la Isbilia musulmana. En recuerdo a aquellas tiendas y a la presencia de los soldados en lo que entonces solo eran huertas y jardines que eran continuación del Palacio de la Buhaira, se le puso el nombre a esta vía.

Valme

La Virgen de Valme viene de una derivación etimológica con el paso del tiempo de una frase de San Fernando pronunciada durante el asedio de Sevilla -Váleme, Señora-. Según la historia, fue en el año 1248 en los alrededores de Dos Hermanas y tras meses de lucha por las tropas de San Fernando, cuando el abatimiento pudo con los soldados. Fue entonces cuando el rey le rogó a una virgen que portada consigo: «¡Váleme, Señora, que si te dignas hacerlo, en este lugar te labraré una capilla, en la que a tus pies depositaré como ofrenda, el pendón que a los enemigos de España y de nuestra Santa Fe conquiste!». Dicho esto, Fernando III mandó a Pelay Correa que clavara su espada en el suelo, y de él brotó un manantial, que es el que después se bautizó como «Fuente del Rey». Tras lograr la conquista de la ciudad, el rey levantó una capilla a aquella Virgen: la Ermita de Valme.

Almonacid

Todos hablan del importante papel que jugó el Comendador Almonacid en el asedio de la ciudad a las órdenes de Fernando III, pero es complejo encontrar información sobre su persona. Julio Domínguez, que repasa en su blog la historia de la ciudad, lo denomina como Comendador de Tharsis y aliado del rey santo en la causa sevillana. Posteriormente, se decidió rotular parte de la calle Almonacid como ‘Santísimo Cristo de la Salud’, en referencia al crucificado titular de la Hermandad de San Bernardo.

Tentudía

Quizá este nombre de calle del barrio lleve el más legendario de los sucesos. Nos tenemos que trasladar a Sierra Morena, cuando Pelay Correa -a las órdenes de Fernando III- está luchando contra los musulmanes en un cerro donde hoy se levanta el Monasterio de Tentudía, en Badajoz. Viendo Pelay Correa que la noche se echaba encima y la batalla no concluía, clamó al cielo implorando a la Virgen que la caída del sol se detuviera: «¡Santa María, detén tu día!». De ahí, salió la expresión que acabó con el nombre del monasterio y de esta calle de San Bernardo.

San Bernardo

La que muchos conocen aún como la «calle Ancha de San Bernardo», recibe el nombre por la ermita que el rey santo mandó levantar en los terrenos circundantes en los que hoy se encuentra la parroquia. ¿Por qué San Bernardo? Porque San Fernando comenzó el asedio de la ciudad el 22 de agosto de 1247, festividad de San Bernardo.

Santo Rey

Poco tiene que explicar esta calle que, en cierto modo, viene a decir lo mismo que la posterior calle San Fernando. Están dedicadas ambas a Fernando III. La calle se rotuló para recordar al monarca que recuperó para los cristianos la Isbilia almohade.

Cofia

La calle Cofia se refiere a una leyenda sobre Garci Pérez de Vargas, el temido lugarteniente del rey. Al parecer, Pérez de Vargas pasó ante un grupo de musulmanes durante el asedio y los enemigos no se atrevieron a decirle nada por su temida fama. Cuando llegó al campamento, se dio cuenta de que se le había caído la cofia que protegía su cabeza, y ni corto ni perezoso, volvió a introducirse en terreno enemigo para recogerla, desafiando por segunda vez a los musulmanes y saliendo indemne.

Gallinato

Aunque nos suene un poco a ave, es una calle en honor a Lorenzo Suárez Gallinato, valeroso lugarteniente de Fernando III. Dicen que un día Pérez de Vargas, Gallinato y otro caballero, por ganarse el favor del rey, se fueron ante las murallas de Isbilia solos para atacar con sus lanzas. Cuando los almohades salieron para atacarlos, solo Gallinato permaneció inmóvil hasta que lo atacaron -así lo cuentan en ‘El Conde Lucanor’-. Por ello, el rey lo consideró el más sensato de los tres.

Alonso Tello

Dicen que era ese tercer caballero que se jugó la vida para conseguir el favor de su rey y que junto a Pérez de Vargas y Gallinato, se plantó ante las murallas de la ciudad para demostrar su valía.

Huestes

Quizá la calle más clara junto con Campamento a la hora de definir el nombre. Se refiere a los caballeros y tropas que acompañaban a Fernando III en la conquista de Sevilla.

Infanzones

Así es como se llamaba la actual calle Guadaira, que tomó su nombre por las riadas que Guadalquivir y Guadaira hicieron que el barrio de San Bernardo quedara sumergido en 1877. El nombre de Infanzones viene de aquellos hidalgos vinculados a Fernando III por lazos de vasallaje.

Competencia

Así se llamaba la calle que desde el siglo XIX se rotuló como Marqués de Estella. Durante el tiempo que estuvieron aquí establecidos los soldados y el campamento de Fernando III, los caballeros que acompañaban al rey se disputaban ser su mejor valido, por lo que competían entre ellos para alzarse con el puesto de mano derecha del rey. De ahí viene el nombre de la ‘calle de la Competencia’.

R.N.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X
/* ]]> */