con Nervion en la maleta

Lecciones de sevillanía desde el corazón de Flandes

Ana Moreno Amberes

Hoy nos escribe Ana Moreno Bruna, de 26 años y residente en Amberes (Bélgica). Antes vivía en la calle José Saramago, en el barrio de Nervión. Es profesora de inglés y español en la Facultad de Turismo y Secretariado de la Universidad de Bruselas y da clases de español en el Instituto de Idiomas de la Universidad de Amberes. Al mismo tiempo prepara su proyecto de doctorado sobre lo que motiva a los alumnos flamencos a aprender español.

¿Por qué te fuiste? Me fui porque quería conocer mundo y practicar mis idiomas, primero en EEUU y después en Bélgica. Me fascinan otras culturas y disfruto haciéndolas un poquito mías. Me quedé en Amberes por las oportunidades de trabajo, pero luego descubrí que hay una conexión muy especial entre Flandes y España que me hace sentirme un poco en casa.

¿Qué echas de menos de tu barrio? Todo. Echo de menos las caras familiares que te saludan al pasar y siempre tienen un gesto amable, la alegría y cercanía de sus gentes, el barullo por las calles, quedar con mis amigas en “la esquina de Polvillo” para de ahí ir a dar una vuelta, el griterío del colegio al pasar, las cervecitas después de misa y, sobre todo, la sensación que tengo de estar en casa cuando paseo por sus calles.

¿Qué has descubierto fuera de tu barrio? ¿Qué hay allí que no tenga nada que ver con lo que veías como algo normal aquí? He aprendido a valorar lo auténtico y lo importante que es sentirse parte de algún sitio. Después de cuatro años en Bélgica, en ciudades grandes e “impersonales”, he llegado a parar a un barrio pequeñito donde conozco a mis vecinos, donde el carnicero me saluda todas las tardes al volver del trabajo y el cartero todas las mañanas. En mi barrio de ahora viven gran parte de mis amigos y eso me acerca más al recuerdo de Nervión.

¿Has encontrado lo que esperabas? ¿Cómo es tu vida allí? Mi vida en Bélgica es más frenética, y demasiado gris para una andaluza (llueve todo el tiempo), pero he encontrado la estabilidad que buscaba. Es difícil estar permanentemente dividido entre el “aquí” y “allí”, pero son los pequeños recuerdos, la ilusión por volver y las ganas de aprender y experimentar lo que te mantiene a flote.

¿Cómo presumes de tu barrio en tu nueva ciudad? Siempre hablo de la suerte que he tenido de criarme en un barrio que me lo proporcionó siempre todo. La posibilidad de estudiar allí, de crear mi grupo de amigos, de estar cerca del centro de Sevilla y, sobre todo, de seguir sintiendo cada vez que vuelvo que pertenezco a Nervión, que nada ha cambiado y que por mucho que yo lo haya hecho siempre encajaré.

¿Cómo ves desde fuera la situación de tu barrio comparándolo con el lugar donde estás ahora? Me da pena ver como la crisis económica ha hecho estragos no solo en Nervión, sino en toda la ciudad. Pero también me asombro del entusiasmo y la fortaleza con la que se afrontan los problemas del día a día. Un gesto o una palabra amable, algo que nunca se pierde allí y tan excepcional a la vez en otros lugares.

¿Vas a volver? ¡Qué más quisiera! Pero de momento me tengo que conformar con las vacaciones, lo que a su vez hace que lo coja con más ganas. Lo único que me entristece es no poder disfrutar más tiempo de todos los amigos y familiares que dejo allí.

¿Recomendarías a alguien irse fuera? ¿Por qué? ¡Por supuesto! Abre la mente, te vuelve más tolerante y te da una visión del mundo con la que aprendes a convivir con otras culturas. Hay que perder el miedo a irse fuera y “dejar” nuestra ciudad. Creo que me siento más “sevillana” ahora y lo valoro más desde que lo tengo lejos. Me siento muy orgullosa de mis raíces y de poder llevar Nervión conmigo en la maleta allá donde vaya.

2 Comentarios

  • Desde pequeña apuntaba maneras. Tuve la oportunidad de dar clase a Ana y puedo decir que era y es un ser maravilloso. Trabajadora, seria y responsable. Nadie le ha regalado nada. Todo lo que ha conseguido ha sido mérito de su buenhacer. Mi más sincera enhorabuena por toda tu trayectoria profesional; también a tus padres y a tu hermana Laura. Un abrazo grande, Ana. Te mereces lo mejor

    • ¡Muchas gracias Jesús! No había visto el comentario hasta ahora. Vosotros me ayudasteis mucho, el colegio es parte de nuestros cimientos y vuestro esfuerzo como educadores nos ha marcado y nos ha ayudado a superarnos. Un abrazo muy grande

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X