Gastronomía Vivir en Nervión

Mesón Guadalquivir: croquetas de oro macizo

meson guadalquivir 1

 

De nuevo tiene poco. Pero de vez en cuando está bien volver a los lugares de siempre para ver si la fama que les precede sigue teniendo avales y, sobre todo, para realimentar el grato recuerdo que tenemos de ellos. Por eso regresamos al Mesón Guadalquivir, en la calle Camilo José Cela, en las que un día se bautizaron como ‘torres de la Buhaira’. 

He de admitir que mi mesa favorita es a la que volvimos ayer, esa mesa alta con un amplio banco en uno de los lados que se encuentra nada más entrar a la derecha. Es cómoda pero más informal que sentarse en una mesa normal de las que dan a este lugar el aspecto que su nombre pregona en el azulejo de la puerta: mesón.

Nervión, a pesar de que tenga un escaparate de bares modernos de cristalera y plato cuadrado, algo que está muy bien, guarda en sus entrañas un pasado y tradición de mesones, antiguas casas o locales amplios con recuerdos de la época en la que las ventas populosas quedaron devoradas por el crecimiento urbanístico y decidieron conservar su esencia de comida generosa y decoración tradicional en un entorno nuevo.

El Mesón Guadalquivir es hijo de la liturgia familiar de sentarse a comer. Su carta no peca de prepotencia ni su comida es presuntuosa. Es la comida de siempre, muy bien hecha. Tal cual. La cerveza bien tirada y muy fría regó en nuestra cena un primer plato de ensaladilla. Muy cremosa y sabrosa, sin pretensiones de querer reinventar algo que ya de por sí no solo funciona, sino que para algunos es casi una religión. El mantra de la ensaladilla es la cremosidad, la patata bien cocida y, sobre todo, el sabor. Un sabor que aquí no peca de exceso de mayonesa y que mantiene un gran equilibrio.

Pero para el siguiente plato hemos de hacer un punto y aparte. Si hay otra tapa con la que puede medirse el talento de una cocina con las croquetas. Si por las croquetas tuviéramos que puntuar este mesón, no os exageramos si os decimos que sobrepasaría el 10. Estas croquetas, como podéis ver en la foto, son casi rocas. Grandes y robustas… hasta que las muerdes. Dentro, como un trampantojo, la coraza de rebozado esconde un interior cremoso de una bechamel sabrosa y, sobre todo, una generosidad de jamón que se agradece muchísimo. Una verdadera joya.

meson guadalquivir 2

Para seguir, pedimos otros dos platos. Uno es una carne ibérica de un corte llamado espinazo -nos dicen que está a medio camino entre el costillar y el secreto- muy bien hecha, acompañado de un muy buen mojo picón -aquí encontramos la delgada línea que separa a un bar corriente de un mesón-. De esas veces que ves la carne bien caramelizada a la plancha pero todavía con la grasa un poco fundente aportado ese sabor a 5 jotas que nos vuelve locos. Para equilibrar, del mar elegimos unos chipirones fuera de carta con un intenso alioli sustancioso, cocinados en su punto -ya sabemos lo desagradable que es un chipirón gomoso-.

La pega a estos dos platos sí que hemos de ponerla, pero en las guarniciones. Nos sorprende que no estén a la altura del producto principal, que sin duda es excelente. A pesar de que las patatas doradas al horno que acompañan a la carne están bien hechas, llegan a la mesa frías, en el lado opuesto a esta carne en la que aún borbotea el aceite en su superficie. Igual pasa con el arroz que sirve de cama a los chipirones y que, a los que vivimos solos y con prisas, nos recuerda demasiado a los vasitos de un minuto al microondas. Una pena.

Por lo demás, y detalles aparte que puedan mejorarse, lo cierto es que el Mesón Guadalquivir sigue gozando de buena salud y de una estupenda atención al comensal. Un lugar al que volver siempre para reencontrarse con la comida de siempre que nos lleva a una vida más sencilla. Por algo este lugar siempre está en los puestos más altos de satisfacción de los ‘foodies’ hispalenses de buen pico.

Miguel Pérez Martín

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X