Semana Santa

Y Nervión confió en el Sagrado Corazón

Sagrado Corazon

Cuando se abrieron las puertas de la Parroquia de la Concepción poco antes de las siete y media de la tarde, el sol hacía estragos en los transeúntes. Pero no fue un impedimento para que la Cofradía del Sagrado Corazón de Jesús saliera con un cortejo ejemplar por las calles de su barrio. 

Elegante como siempre, la imagen de Gloria se impuso al sol abrasador con la fantástica banda del Maestro Tejera poniendo banda sonora a su caminar, mientras las campanas de la torre de la parroquia intentaban cuadrarse con las marchas. Su recorrido no tuvo alardes de ser algo que no es, por eso se limitó, como suele ser habitual, a pasar por las calles de su feligresía. En cada parada, el aguador se hacía piedra angular de la procesión, y desde debajo de los faldones los costaleros buscaban una y otra vez el tintineo de los jarrillos de lata para saciar su sed.

Pocos minutos después de salir, la cofradía ya buscaba arropada por la gente el Hospital de San Juan de Dios. Piedra angular de las hermandades de Nervión y casi una extensión sentimental de la propia Parroquia de la Concepción, volvió el sanatorio a abrir sus puertas para que el cuidado paso de la corporación se adentrara en la glorieta principal de sus jardines y los enfermos y trabajadores pudieran tener a Dios más cerca.

Desde allí, el Sagrado Corazón aflojó el paso una vez superado Eduardo Dato, avenida que había que despejar lo antes posible por el corte al tráfico de una de las vías más importantes para la movilidad en Nervión. Desde allí buscó las calles en las que aún se respira aquel Nervión de los años de preparación de la Exposición del 29. Entre casitas de dos plantas y topándose con algún altar dedicado a la imagen, el Sagrado Corazón fue poniendo contraluz al atardecer mientras la gente, una vez pasadas las horas fuertes del calor, arropaba a la cofradía. Una tarde para el recuerdo, como cada año, regada con el buen hacer de una de las hermandades de gloria con más entidad de la ciudad.

Miguel Pérez Martín

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR