Gastronomía Vivir en Nervión

Un restaurante sin barreras

Carta en braille en el Bar AsturiasEl Restaurante Asturias, ubicado en la avenida Ramón y Cajal frente a la facultad de empresariales, piensa por todos. Desde hace algún tiempo pone a disposición de los clientes que la soliciten la carta de platos y tapas también en el alfabeto para personas ciegas, es decir, en braille. Esta es una forma bastante positiva y solidaria de integrar cada vez más a los discapacitados en la sociedad.

Ya que gestos como estos no se ven todos los días, se puede decir que este restaurante es pionero en reducir este tipo de barreras para los ciegos. Así que alguien invidente puede acercarse y pedir las especialidades de la casa como la fabada asturiana, las fabes con almejas, los garbanzos con bacalao o el pote asturiano, sin necesitad de que otra persona le ayude; lo que aumenta la independencia de este tipo de personas, algo que reclama mucho el colectivo de discapacitados.

Una de los camareros que regenta el Restaurante Asturias, Kiko, cuenta que esta iniciativa lleva en marcha desde hace tres o cuatro años, y que el detonante fue que acudió a comer al restaurante un hombre ciego y solicitó la carta en braille. “Es muy positivo tenerla porque aunque los ciegos siempre vienen acompañados por alguien, con la carta en braille pueden leer de forma autónoma o venir por libre”, recalca Antonio, otro de los camareros.

Haciendo caso a lo que versa la carta de este restaurante, “Los estómagos no nacen, se hacen”, no son pocos los sevillanos que se acercan a probar el típico queso asturiano o la sidra escanciada, y ahora con un motivo más integrador y solidario.

Laura Liñán

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
X