Semana Santa

Un Viacrucis histórico

San Bernardo por la calle Gallinato

San Bernardo es el más barrio de aquellos que integran el distrito de Nervión. El conjunto de casas entre el bullicioso Prado de San Sebastián y la moderna Buhaira es un lugar en el que cada esquina tiene una historia. Y esa historia gira en torno a la iglesia de tintes albero, no en vano este es el barrio de los toreros. Ese barrio que se paralizó cuando salía en viacrucis el Cristo de la Salud el pasado sábado.

Una multitud de vecinos y devotos venidos de otros barrios acompañó al titular de la Hermandad de San Bernardo en el solemne viacrucis que le llevó hasta la iglesia de la que salió hace 75 años. El cristo regresaba a la iglesia de Santa Cruz, al final de la cuesta empinada de Mateos Gago, en un viacrucis conmemorativo que había levantado mucha expectación.

Con la solemnidad que caracteriza al cortijo blanco y negro de cada Miércoles Santo, el cortejo surcó el barrio desde los aledaños de la Fábrica de Artillería para surcar el puente neobarroco que une la zona con el casco antiguo. Desde allí subieron por la calle San José desde Santa María la Blanca para llegar hasta la Iglesia de Santa Cruz. Allí se cumplió el ecuador del viacrucis, con la imagen del Cristo de la Salud frente al crucificado de Santa Cruz, el Cristo de las Misericordias, que presidía el altar mayor del templo.

El Cristo de la Salud saliendo de Santa Cruz

Tras el bullicio de Santa Cruz, el Cristo de la Salud volvió entre nubes de incienso por la calle San José hasta una recién restaurada Santa María la Blanca, en el interior de la cual se hizo una estación. Durante todo el camino, la Capilla Musical María Auxiliadora ponía los sones íntimos e invitaba al rezo durante el recorrido. Al llegar al puente, el cortejo se ralentizó, sabiéndose ya en su barrio y recreándose en las tinieblas de las calles de San Bernardo cuando se ve llegar la medianoche.

El viacrucis terminó cuatro horas después, sobre las once de la noche, con la entrada del crucificado en la parroquia que da nombre a la hermandad, y se procedió a colocarlo ante el altar para que al día siguiente diese comienzo el besapiés, tras el cual se colocaría la talla en el paso, listo para salir el Miércoles Santo.

Puedes ver una fotogalería de todo el recorrido en este álbum que hemos creado en Facebook.

Miguel Pérez Martín

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X